Puerto de la Cruz

Puerto de la Cruz es un destino que se reinventa para ofrecer al visitante una experiencia vacacional diferente y original.

Su puerto vivió bulliciosos momentos comerciales, desde donde el azúcar y el vino de la isla viajaban a la floreciente Europa. Su espectacular naturaleza, su clima, su extraordinario cielo cautivaron a los científicos y botánicos del continente y se convirtió en un lugar único para los viajes de salud. Su cosmopolitismo y la tolerancia de sus habitantes lo posicionaron como centro cultural de vanguardia de todo el archipiélago.

Puerto de la Cruz creció y supo transformar su ciudad para convertirse en centro europeo del turismo. Es una ciudad con encanto que permite disfrutar las múltiples experiencias que la naturaleza de una isla volcánica siempre ha ofrecido.

El deseo del turista ha cambiado radicalmente, y ahora valora más lo auténtico y la cultura de una forma amplia: la tradicional, la paisajística y la contemporánea. Sabe construirse su propio viaje, personalizado, diferenciado, intenso.

Puerto de la Cruz se está reinventando para convertirse en referente del turismo del siglo XXI.