Sí, hay otro cielo, diferente a todos los que has visto antes en ciudades, capos o sueños. Allí arriba, en el punto más alto de España y uno de los parajes más impresionantes del mundo, El parque Nacional de Teide; un refugio del caos terrenal. Volcano life Experience nos llevó de la mano en el periplo por las estrellas de un equipo con espíritu de niño; porque en el pico recuperas, por unas horas, esa incertidumbre e inocencia.

Equipamiento:

Muy sencillo y para cualquier estación: Ropa de abrigo (polar, guantes, bufanda…) y calzado de montaña, aunque no una gran distancia, caminamos por un terreno para todos los públicos pero algo escarpado.

La partida: Encuentro y Teleférico

Primera aventura, llegar al Parque Nacional de Teide, exactamente al Teleférico. Desde cualquier punto de la isla está bien señalizado así que si tienes coche puedes ir directamente, aunque si lo prefieres puedes utilizar el servicio de guagua (autobús) de la organización. Una vez creados los grupos subes al teleférico ¡otra gran experiencia! volando en una pecera de cristal subes, atraviesas el mar de nubes y sigues subiendo hasta que por fin llegas al destino donde te esperan unas vistas monumentales acompañadas de chocolate caliente o champán; gran comienzo.

El atardecer: Sol y volcán

Con la altura los pasos se hacen más pesados, pero la emoción oxigena el camino. En el pequeño recorrido hacia el atardecer por El Teide, nuestro guía nos contaba las singularidades de la tierra que pisábamos, su historia en leyenda y ciencia (erupciones antiguas y jóvenes, la energía de la tierra viva…). Sin darnos cuenta ya estábamos frente al sol, en mitad de la inmensidad natural nos paramos a observar como se apagaba el día.

La cena: Bocados de la gastronomía canaria 

Volvemos al campamento base para reponer fuerzas e intercambiar sensaciones de la experiencia. La cena es un recorrido exquisito por la gastronomía canaria: Gofio, garbanza, papas arrugadas, dulces típicos, y un largo etc. acompañado de vinos del país, risas y amigos.

Gastronomía: Gofio

Estrellas: Buceando en el Universo

Después de cenar salimos envueltos en una oscuridad brillante; nuestro guía en la noche, astrofísico del Observatorio del Teide, nos esperaba con telescopios con los que llegas a ver texturas en el infinito y mucho que contar: astrología, astronomía, culturas antiguas, mapas…; la mezcla más completa de ciencia y filosofía que jamás he escuchado, una realidad compleja que te llena de interrogantes. Tus ojos alcanzan a ver constelaciones, agujeros negros, planetas, otras galaxias y también la luz de lo que ya no existe, la nada, el infinito…

Observación de estrellas

El regreso:

Mucho más que una excursión, es otro mundo, una experiencia que se aleja de lo anecdótico. Con estas líneas te paso el testigo de una de esas cosas que hay que ver al menos una vez en la vida