OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La historia de esta ciudad está ligada a la historia del viaje, de la experiencia y del turismo. Apreciar lo que vivieron innumerables viajeros ilustres cuando estuvieron en Puerto de la Cruz, es poner en valor los rincones con encanto de este lugar.

Personajes históricos y reconocidos recalaron en Puerto de la Cruz: Alexander Von Humboldt, quien descubrió un territorio verde presidido por El Teide. O Agatha Christie, que se alojó en el antiguo hotel Taoro, atraída por el glamour británico de la ciudad. También escritores como William Wilde o sir Richard Burton. André Breton, a quien trajo el comisario de arte contemporáneo Eduardo Westerdahl, que donó su colección al museo de la ciudad que lleva su nombre, para hacer la primera exposición internacional de los surrealistas. O los Beatles, que pasearon por Playa Martiánez y por el Lido.

La botánica, el paisaje y el clima han hecho de este enclave un lugar especial para estar, para disfrutar de cafés en lugares como el Risco Bello, jardín de nenúfares; el Sitio Litre, donde aún hoy se puede tomar un té inglés en un jardín decimonónico de orquídeas, o el parque deTaoro, con una maravillosa vista a la puesta de sol sobre la ciudad.

De todos, hay un lugar que caracteriza todos los lugares de Puerto de la Cruz, que es la Punta del Viento, al inicio del paseo de San Telmo, ‘Donde da la vuelta el aire’. ‘Combinación de viento y de salitre, naturales a la alta mar, que en un momento se hace agua, oleaje, pureza total de las olas: el olor del mar’.

El conjunto histórico de Puerto de la Cruz, peatonal, con más de 140 edificios y casonas protegidas, se entremezcla con una herencia de arquitectura hotelera en altura de los años 60’. Una zona comercial abierta junto al mar, jardines de una exuberante vegetación subtropical y un frente marítimo volcánico que llena la ciudad del olor a salitre y el batir del bravo océano Atlántico desde Martiánez hasta Punta Brava. Un jardín botánico. Un complejo de piscinas -el Lago Martiánez- y una playa -Playa Jardín- proyectadas por el genial artista César Manrique. Y la playa de Martiánez, especializada en actividades de surf y en la llegada de parapentes.

Todos estos activos permiten unas vacaciones personalizadas, con múltiples combinaciones, y proponen así al viajero una estancia diferente.